Correa de adiestramiento para perros: ¿Sabes utilizarla correctamente?

¿Ya tienes tu correa para el adiestramiento canino? ¿Has escogido el mejor diseño de acuerdo a las características y necesidades tanto de tu perro como tuyas? Y ahora, ¿qué vas a hacer con ella?

Leyendo este artículo aprenderás cómo usar correctamente la correa en el adiestramiento de tu perro y evitarás los errores más comunes que suelen dificultar el aprendizaje y el logro del cambio de conducta deseado.

Sobre el uso de la correa de adiestramiento para perros

Ten presente estas cuestiones al momento de utilizar la correa para adiestrar a tu perro: 

  • Es una herramienta indispensable para educarlo con firmeza y sin maltrato, mejorar la comunicación y la convivencia, y disfrutar de paseos agradables y seguros para ambos. Según cómo la utilices, serán los resultados obtenidos (para bien o para mal). 
  • La correa para el adiestramiento para perros tiene una utilidad mucho mayor que enseñarle a tu perro a no tirar de la correa cuando pasean por la vía pública. 
  • El adiestramiento de tu perro es un PROCESO, no sucede de un día para el otro. Requiere de disciplina, cariño, paciencia y perseverancia. Además, existen aspectos indispensables a considerar antes, durante y después de la práctica de adiestramiento. 

Pasos previos a la primera sesión de adiestramiento

Antes de comenzar con el adiestramiento es fundamental que cuentes con todos los elementos que vas a utilizar (collar, arnés, correa), y que definas cuándo comenzar y qué conductas que quieres modificar. 

Elegir el momento para comenzar el adiestramiento

Todos los entrenadores de perros profesionales coinciden en que apenas el cachorro o el perro adulto llega a casa es momento de comenzar a establecer ciertos límites y pautas de convivencia, por ejemplo, asignar un lugar para comer, dormir, hacer sus necesidades, etc. 

Para el iniciar el adiestramiento con correa, es aconsejable esperar hasta que el cachorro cumpla los 3 meses y, en el caso de los perros adultos, al menos una semana hasta que se habitúe a su nuevo hogar y familia.  

Adiestramiento de perro con correa

La elección de la correa para el adiestramiento de tu perro

La elección del collar, del arnés y de la correa debe ser cuidadosa, en base a las características del perro (tamaño, raza, personalidad) y del uso que se les va a dar (paseo, adiestramiento, trabajo). Existen un sinfín de opciones de diseño, materiales, tamaños, precios y colores. 

Una de las mejores correas para el adiestramiento canino es la de estilo multiposición, cuya longitud se puede ajustar en base a la situación y se adecúa a distintas fases del entrenamiento. El arnés es más seguro que el collar tradicional porque evita los ahogamientos cuando el perro tira. 

Acostumbrarse a la correa

Lleva un tiempo variable que el perro se acostumbre al collar y a la correa, ya sea un cachorro o un perro adulto que nunca los usó. Son objetos ajenos a su cuerpo y pueden generarle una cierta incomodidad por más que tengan las dimensiones correctas. 

Un truco eficaz es darle un premio (snack, galleta, chuchería) luego de ponerle la correa, a modo de refuerzo positivo, para que la asocie esta situación con algo agradable. 

Por otro lado, están los perros que comienzan a saltar y dar volteretas como locos cuando ven la correa o cuando se la coloca porque están muy ansiosos para salir de paseo. En estos casos, es importante que te quedes quieto/a, en silencio, hasta que se calme y recién allí emprendan el recorrido. De lo contrario, será un desafío cada vez que quieras colocarle la correa y comenzará la salida muy exaltado. 

Los objetivos del adiestramiento

El uso de la correa para el adiestramiento del perro será en base a los objetivos, los cuales deben ser graduales. Generalmente, los cambios de conducta más deseados es que el perro no les salte a las personas que visitan el hogar y que deje de tirar de la correa cuando pasea. 

Uso correcto de la correa para el adiestramiento canino

Una vez que tu perro se ha adaptado a la correa, puedes empezar con las sesiones de adiestramiento. 

Elegir el espacio físico

Si quieres enseñarle a tu compañero canino que no debe saltar a quienes visitan tu hogar, lo ideal es hacerlo en tu casa. Si ya sabes que recibirás una visita, ponle la correa a tu perro y cuando el invitado llegue será el momento del adiestramiento. 

Para que deje de tirar la correa o aprenda ordenes del tipo "quieto", "sentado" y "aquí" (usando la correa), puedes hacerlo en tu propia casa, en un parque, o bien en una calle tranquila.

Cómo debes comportarte en tu rol de adiestrador

En el adiestramiento canino, debes considerar varios aspectos, aparte de tensar y aflojar la correa: 

  • No lo maltrates, ni físicamente (golpes con periódico, agua), ni verbalmente. Una seguidilla de gritos no hará que tu perro aprenda mejor, solo lo asustarás. Recuerda el refrán: “el que se enfada, pierde”. 
  • Tu tono de voz debe ser claro. Cuando no te obedezca, utiliza un firme “NO”. Cuando lo haga, háblale con un tono afectuoso. 
  • Evita que coma antes de la práctica para que el refuerzo positivo con sus chucherías favoritas sea más efectivo. 
  • Enséñale una cosa a la vez, en sesiones de 10 minutos. Puede suceder que no lo aprenda en el primer o segundo intento, pero lo logrará. La paciencia y la perseverancia son claves. 
  • Si eres diestro, lo ideal es que tomes la correa con tu mano izquierda a más de la mitad de distancia entre tú y el perro, y el extremo de la correa con la derecha. De este modo, si necesitas utilizar tu mano derecha, la podrás liberar fácilmente y la izquierda seguirá sosteniendo la correa. Si eres zurdo, será al revés.
  • Otros adiestradores profesionales recomiendan que pases la mano izquierda por el asa de la correa hasta que ésta quede en tu muñeca y con la mano tomes el comienzo del asa. Esto será acorde a tu comodidad.
  • Algunas personas diestras piensan que deben manejar la correa con la mano derecha porque “tienen más fuerza”. Lo cierto es que el adiestramiento con correa no es una cuestión de fuerza sino de disciplina y comunicación
Perro paseando con correa de adiestramiento

Formas de utilizar la correa para el adiestramiento de tu perro

A continuación, explicaremos cómo utilizar la correa para lograr un adiestramiento exitoso.

Para que no salte a quienes visitan tu casa

Cuando lleguen los invitados, colócale la correa a tu perro y haz que te acompañe hasta la puerta a recibirlos. Lleva un snack o chuchería en el bolsillo. Si la correa es del estilo multiposición, ajústala en la primera anilla para obtener la longitud mínima. 

Al primer salto, tira la correa hacia abajo y acompaña este movimiento con un firme “No”, sin gritar. Si deja de saltar, le das su premio. Si vuelve a saltar (lo cual es muy probable), repites el procedimiento. 

Es fundamental que le pidas a tu invitado que no acaricie a tu perro cuando está en ese estado de excitación porque eso actuaría como refuerzo positivo del comportamiento. Cuando deje de saltar y esté calmado, ese sí es un buen momento para darle afecto. 

Para que no tire der la correa

Tu perro puede tirar de la correa por diversas razones: quiere ir a saludar a otros amigos perrunos, sale de casa con mucha energía contenida o quiere llegar rápido al parque que visitan habitualmente. 

El adiestramiento puede comenzar en casa, ya que la mayoría de los perros que tiran lo hacen apenas se le coloca la correa, antes de salir de paseo. Entonces, debes enseñarle que hasta que la correa no esté floja, no comenzará el paseo. 

Cuando salen de casa, camina a tu ritmo, no tratando de igualar la velocidad de tu perro. En el primer momento que sientas que está tirando de la correa, detente inmediatamente. Hasta que no se acerque a ti y se destense la correa, no debes retomar la caminata. Cada vez que tu compañero tire, debes quedarte quieto. Puedes llevar un premio en tu bolsillo, pero en estos casos una caricia o un animado “¡Vamos!” cuando deja de tirar, es suficiente. 

Para este adiestramiento, es bueno que tengas una correa multifunción, una correa larga (existen de 10 metros o más) o una correa tradicional de entre 1,5 y 2 metros. Las de tipo flexible son muy desaconsejadas porque fomentan que el perro tire de la correa. Tampoco es bueno utilizar collares con púas o los denominado “de ahorque” porque pueden lastimar o provocar problemas de ahogamiento en el animal. 

Para que pueda pasear sin correa en parques cerrados

Las dos situaciones anteriores fueron explicadas de modo sencillo, sin incluir los clásicos comando de “Quieto”, “Sentado”, “Vamos” y “Aquí”. Sin embargo, si deseas que tu perro sea capaz de pasear sin correa en determinados espacios, primero debes entrenarlo utilizando este elemento que es, ante todo, seguridad. 

Las correas largas son esenciales para este adiestramiento porque permiten que el perro tenga una sensación de libertad y, al mismo tiempo, esté seguro. 

Para la orden SENTADO

Puedes comenzar a adiestrar a tu cachorro con esta orden apenas cumpla los 2 meses. Si lo logras, también te ayudará muchísimo para que no te salte a ti ni a tus invitados. 

Debes empezar por llamarlo por su nombre y, seguidamente, darle la orden “Sentado”. Las primeras veces, tú mismo deberás ayudarlo a sentarse. Puedes presionar suavemente su grupa para que descienda. Apenas se siente, prémialo con su chuchería favorita. 

Cuando comience a asociar que al sentarse sucede algo agradable (por ejemplo, comer su galleta favorita), asimilará muy rápidamente este comando

Todo momento es bueno para reforzar este aprendizaje. Entonces, por ejemplo, si llega un invitado, le ordenas que se siente y, apenas lo hace, lo recompensas con una caricia. 

Puedes aprovechar para educarlo en la orden “VAMOS”, para que se levante cuando tú le dices y no en cualquier momento. Simplemente, una vez sentado le dices ¡Vamos! Cuando se levante, lo premias. Luego, vuelves a pedirle que se siente, pero esta vez espera unos segundos antes de repetir la orden “Vamos”. Si se pone de pie antes de que le des la orden, haz que se siente nuevamente y repite hasta que sea capaz de esperar. Recién en ese momento, lo premias. 

Para la orden QUIETO 

Es sumamente aconsejable que, antes de adiestrarlo en este comando, ya haya incorporado la orden “Sentado”

Debes pedirle que se siente y, cuando lo haga, le dices “Quieto” y te separas de él en una distancia de entre 1,5 y 2 metros (o lo que te permita la correa). Si te sigue, le ordenas que vuelva a sentarse y te alejas otra vez. Recién cuando permanece en su lugar sentado y no te sigue, lo recompensas con un entusiasta “¡Bien!” y después te le acercas a darle una chuchería o una caricia. 

Si cuentas con una correa más larga que te permite alejarte más, puedes ir aumentando progresivamente la distancia. 

Para la orden AQUÍ

cuando tu perro sea capaz de quedarse quieto, sepárate unos 2 metros y dile “¡Aquí!”. Puedes ayudarte sosteniendo en tu mano su juguete o chuchería favorita. Cuando esté junto a ti, ¡dale su merecido premio! Tu compañero debe asociar que siempre sucede algo bueno (comida, caricia, juguete) cuando acude inmediatamente a tu llamada.

Una vez más, una correa de gran longitud puede ayudarte a practicar este comando estando a una mayor distancia de tu perro. 

Cuando tu perro haya asimilado estos comandos, podrás comenzar a practicar los paseos sin correa. Por supuesto, es importante que optes por parques cercados para evitar que se escape o cruce la calle. 

Después de la sesión de adiestramiento con correa: el momento de la recompensa

Aunque la sesión de entrenamiento haya sido más o menos satisfactoria, no olvides premiar a tu compañero. Enojarte, regañarlo o amenazarlo no acelerarán el proceso y asociará los momentos de adiestramiento con miedo o tristeza. 

Si ya has utilizado premios comestibles como refuerzo positivo durante la instrucción, lo recomendable es que apenas llegues recompenses a tu perro con caricias, juguetes o, mejor aún, jugando tú mismo con él. 

Cuando el adiestramiento culmine, podrás reducir progresivamente los premios.

Para resumir…

El adiestramiento canino mejora la convivencia y facilita los paseos, aunque también es una forma de proteger a tu perro. Permitirle un mal comportamiento solo les traerá problemas a ambos. 

Nunca es tarde para entrenar a tu perro, sea cachorro o adulto, e incluso si es sordo, ya que puedes reemplazar las órdenes y los comandos por señas. 

Si te ha gustado este artículo, no dejes de compartirlo y cuéntanos cómo ha sido tu experiencia con el adiestramiento canino.

¿Te ha gustado este artículo? También te puede interesar....

Deja un comentario

Escribir un comentario: