Collares de adiestramientos eléctricos: Todo lo que tienes que saber

El collar de adiestramiento eléctrico para perros es uno de los accesorios que más controversia despiertan entre los dueños de perros. Muchos a favor de su uso, muchos en contra…

Vamos a ver porque.

Un collar de adiestramiento eléctrico para perros no es más que un collar que lleva incorporado un dispositivo que genera una pequeña descarga cuando a través de un pequeño transmisor nosotros damos la orden.

La descarga que emite el collar puede ser regulada en todos los collares de adiestramientos eléctricos pues no todos los perros tienen la misma sensibilidad hacia esta señal. La sensación que estas señales eléctricas le provoca al perro vienen a ser muy similares a lo que nosotros sentimos ante una descarga estática.  

Argumentos a favor del collar eléctrico

Vamos a ver lo que opinan los usuarios y adiestradores que están a favor de este tipo de collares eléctrico para adiestrar al perro:

No es perjudicial para el perro ni les causa dolor. Uno de los argumentos más extendidos entre quienes están a favor de este tipo de correas es que el perro simplemente recibe una señal a través del collar. Sí, es una señal desagradable pero no menos desagradable que un tirón de la correa para corregir un comportamiento por ejemplo.

Facilita la comunicación a distancia con el perro. Otro de los argumentos a favor entre los usuarios que están a favor del uso de estos collares eléctricos es la capacidad que ofrece de comunicar a distancia con el perro. Este es uno de los motivos principales por los que las correas de adiestramiento eléctricas son tan populares en la caza y otras actividades deportivas con perros.

Son efectivos. Usados correctamente son una de las herramientas más efectivas y rápidas para adiestrar a tu perro. Por poner un ejemplo, afirman que los perros responden mejor a los estímulos del collar eléctrico que a los tirones de las correas.

Argumentos en contra del collar eléctrico

Vamos ahora con los argumentos que defienden los usuarios que están en contra de estos collares de adiestramiento eléctricos.:

No es el método más adecuado. Los detractores de este tipo de accesorios sostienen que este método para educar y adiestrar al perro no es ni de lejos el más adecuado. El collar de adiestramiento eléctrico les provocan estímulos negativos, con estímulos positivos el adiestramiento se hacen más eficaz.

Lo consideran una tortura y proponen otras formas de educar al perro que sean mucho más respetables con el animal y que han demostrado, según ellos, tener la misma eficacia en la educación de nuestro perro.

Afirman que causan dolor y ansiedad. Opinan que los collares de adiestramiento eléctricos no deberían de ser usado con los perros porque fueron diseñados para causarles daño y además afirman que el mal uso de este tipo de collares puede incluso incrementar la agresividad de tu perro.

Son un atajo fácil para gente que no quiere dedicarle tiempo a su perro. Hay otros métodos de adiestramiento muchos más eficaces aunque más lentos y que precisan más dedicación al perro. Mucha gente ven en este tipo de collares un camino rápido para corregir malos comportamientos.

Consejos para usar el collar de adiestramiento eléctrico

Lee las instrucciones

Antes de empezar a hacer uso del collar, antes incluso de probárselo a tu perro tienes que leer a conciencia el libro de instrucciones para familiarizarte con él y conocer y probar antes de usarlo todas sus funciones.

Acostumbra a tu perro a llevar el collar

Antes de comenzar a utilizar las funciones del collar tienes que hacer que el perro se acostumbre a llevarlo, esto es muy importante para que cuando empecemos a trabajar con el collar el perro no asocie la señal con el collar sino con su comportamiento.

 Para ello durante 7 días ponle el collar sin encenderlo, déjale que se acostumbre a él, a llevarlo en el cuello y nunca más de 8 horas al día. Al cabo de esos 8 días ya podrás comenzar a utilizar las funciones del collar, pero antes hay que regularlo como veremos en el siguiente punto.

Es importante que el collar encaje perfectamente pero que no esté muy apretado. Deberías de poder deslizar dos dedos por debajo del collar. Mucha gente aprieta demasiado porque piensa que no le van a llegar las señales al perro pero no es así.

Regular el nivel de estimulación del collar

Una vez que tu perro ya se ha acostumbrado a llevar el collar y han pasado esos 7 días que comentábamos en el apartado anterior es momento de calibrar el nivel de la estimulación.

Los primeros modelos de este tipo de collares de adiestramiento eléctricos no se podían regular, tenían todos la misma potencia, pero ahora esto ha cambiado y podemos encontrarnos collares con hasta 65 niveles de estimulación. La tecnología ha avanzado afortunadamente mucho en este sentido.

Empieza por seleccionar el nivel más bajo y descubrir cual es el mínimo nivel en el que consigues la atención de tu perro.

Lo primero que tienes que hacer es dejar al perro que explore un poco el sitio donde estés, espera a que el perro pierda el foco en ti y esté totalmente concentrado en sus cosas. Una vez que ya no tiene el foco en tu es el momento de comenzar a tocar los botones del control remoto a la vez que incrementas muy lentamente el nivel de estimulación.

Llegará un punto en el que tu perro responderá con la cabeza inclinada o sus orejas hacia arriba, o simplemente notarás que el perro ha sentido algo. Cuando esto pase ese será el nivel de estimulación con el que deberás de empezar a entrenar y adiestrar al perro.

Muy importante: Si tu perro aúlla o da saltos es que el nivel del collar es muy alto. No pienses que porque tu perro sea grande o pequeño debería de tener un cierto nivel de estimulación. Cada perro es único. Unos son más sensibles que otros.

Como usar el collar de adiestramiento eléctrico

Deja al perro explorar por la zona donde suele tener un mal comportamiento, por ejemplo en la calle si tu perro tiene la costumbre de comer basura del suelo. Mantente a una discreta distancia de tu perro. En cuanto arrime el hocico al suelo para comer basura toca el botón del control remoto. Le llegará la señal a través del collar que asociará poco a poco a su comportamiento.

Si tu perro no hace caso y sigue con el mal comportamiento, en este ejemplo comiendo comida del suelo, sube poco a poco el nivel hasta que pare. Pronto el perro asociará comer basura con esa sensación desagradable que le produce el collar eléctrico y no repetirá más ese comportamiento.

Ten en cuenta que estos collares de adiestramiento eléctricos No son para enseñar órdenes (“levantate!”, “siéntate!”,...) sino que es para cosas que ya sabe pero que no ha llegado asimilar como a nosotros nos gustaría.

Por ejemplo puedes que le hayamos enseñado a venir al lado nuestro y cuando le demos la orden venga unas veces sí y otras no. Para este tipo de situaciones el collar de adiestramiento eléctrico se usa al revés.

En este caso lo que haremos será dar la orden “ven” a la vez que pulsamos el botón del mando y si tiene la correa puesta tiras un poco de la correa. Cuando el perro empiece a moverse hacia ti deja de pulsar el botón.

Una vez que has dejado de pulsar el botón, si se para o da la vuelta vuelve a pulsar el botón y repite la orden “ven”.

Cuando el perro finalmente llegue a ti recompénsalo con su chuchería favorita.

Este proceso lo tienes que repetir entre tres y cuatro veces.

Si no aprende en la primera sesión no te rindas, no incrementes el nivel de estimulación y ten paciencia. Tu perro terminará asimilando el adiestramiento y comportándose como tu quieres.

Trata de hacer este ejercicio dos veces al día.

Evita estos errores cuando uses un collar de adiestramiento eléctrico

No des órdenes contradictorias. No vuelvas loco a tu perro. Sigue las instrucciones de uso que te aconsejamos anteriormente.

No presiones el botón que activa el collar cuando el mal comportamiento ha terminado. El tiempo es primordial cuando se quiere corregir el comportamiento para que tu perro asocie la señal que le envía el collar con un mal comportamiento y así poder corregirlo.

No uses el collar con cachorros. La edad para empezar a utilizar el collar es al menos a partir de 6 meses. Nunca antes.

¿Te ha gustado este artículo? También te puede interesar....

Deja un comentario

Escribir un comentario: